La gestión de residuos por parte de las empresas, grandes y PYMES, debe formar parte de sus procesos habituales ya que existe una normativa de obligado cumplimiento y además constituye un gesto de responsabilidad con el Medio Ambiente y el entorno comunitario.

El modelo económico lineal, vigente hoy día, consistente en «tomar, hacer, tirar», confía en la disposición de grandes cantidades baratas y fácilmente accesibles de materiales y energía. Por ello, debemos rediseñar todo, apostando por un modelo económico que sea reconstituyente y regenerativo, y que proponga mantener siempre los productos, componentes y materiales en sus niveles de uso más altos.

Cuando hablamos de un modelo económico de tales características, hablamos de la Economía Circular, un ciclo de desarrollo continuo positivo que preserva y aumenta el capital natural, optimiza los rendimientos de los recursos y minimiza los riesgos del sistema, gestionando stocks finitos y flujos renovables. Funciona de manera efectiva a cualquier escala.

El modelo de Economía Circular permite mejorar el rendimiento económico de una actividad, garantizar el suministro y consumo de aquellos materiales y recursos que sean esenciales, ayudar a combatir el Cambio Climático y conservar el Medio Ambiente, así como proporcionar nuevas fuentes de oportunidades para el crecimiento económico

Además, el rediseño debe incluir nuevos enfoques respecto a la energía y el reciclaje como el Concepto Multi-R.

Concepto Multi – R:

De acuerdo con D. Carlos Martínez Orgado, Presidente de Honor de la Fundación para la Economía Circular, la Economía Circular trasciende al reciclaje. Se trata de un nuevo enfoque, el del concepto Multi-R. Esto es repensar, rediseñar, refabricar, reparar, redistribuir, reducir, reutilizar, reciclar y recuperar la energía.

Repensar

Ser capaces de cuestionar tanto lo que funciona como lo que no. Lo que funciona, ¿puede funcionar mejor? ¿Podemos lograr una mayor eficiencia? ¿Un volumen más contenido de residuos? ¿Una reparación o reutilización futura más conveniente?

Rediseñar

Con el rediseño buscamos traducir las buenas ideas en algo tangible y duradero, respetuoso con el medio ambiente, con la salud pública y la sociedad. Con el diseño, comenzamos a vislumbrar los pasos de un nuevo proceso productivo.

Refabricar

Los equipos y las personas deben adaptarse a esta nueva forma de producir. Debemos adquirir la conciencia necesaria y hacer los ajustes necesarios para que se respeten los procesos realmente sostenibles y duraderos.

Reparar, reutilizar, reciclar

El nuevo modelo dice no a generar basura; dice sí a alargar la vida útil de las cosas, buscar usos alternativos o convertirlas en la base material de nuevos productos. No se trata de crear un valor intangible y vistoso para el gran público sino aprovechar mejor el valor material de las cosas para incorporarlo a los procesos de generación de riqueza.

Si bien es inimaginable un mundo en el que no existan los residuos, siguiendo las pautas del Concepto Multi-R podemos tender a reducirlos a unos mínimos de los que –es incuestionable– nos encontramos lejos, hoy por hoy.

Pese a que el camino por recorrer todavía es muy largo, afortunadamente, España y otros países de la Unión Europea y del mundo están promoviendo estos planes y estrategias. Además, cada vez son más las empresas y entidades que están apoyando iniciativas orientadas hacia la economía circular y el concepto Multi-R.