Pese a la existencia de una amplia regulación a nivel medioambiental, todas las empresas, día a día, siguen generando numerosos residuos. Gracias a prácticas como la responsabilidad social corporativa, cuyo crecimiento en los últimos años ha sido exponencial, las empresas menos sostenibles empiezan a ver cómo muchos consumidores les penalizan eligiendo a la competencia por el simple hecho de respetar el medio ambiente.

Es necesario que tanto empresas como trabajadores se impliquen en el proceso de respetar y cuidar el medioambiente. De este modo, la empresa será la primera beneficiada, puesto que mejorará sus procesos y será más competitiva de cara a los consumidores. Para ello es recomendable establecer una serie de pautas para el cumplimento de estos propósitos:

Prácticas para reducir la huella medioambiental de las empresas

Concienciación: La primera práctica es la concienciación. Es necesario implantar una conciencia de respeto y cuidado al medioambiente en todos los niveles de la empresa. Solamente de esta forma cambiarán las costumbres y métodos de trabajo de la empresa como conjunto.

Ahorro de energía: Realiza auditorías energéticas de tus procesos e instalaciones para conocer si estás utilizando las mejores técnicas disponibles. Revisa periódicamente tus consumos y los aislamientos de tus instalaciones.

Huella medioambiental: Calcula la huella ambiental de tu actividad e identifica objetivos de mejora.
Core Global - huella medioambiental

Consumo responsable: Evalúa cada mes que es lo que necesitas y si estas comprando material en exceso que luego tienes que tirar. Trata de apostar por aquellos productos que sean más sostenibles, como el uso de papel reciclado.

Reciclaje: Potencia el reciclaje dentro de la empresa instalando distintos tipos de contenedor y ofreciendo formación sobre reciclaje a los empleados.

Ahorro de agua: Instala grifos y sanitarios eficientes que eviten el derroche de grandes cantidades anuales de agua.

Gestión de residuos: Gestiona eficientemente los residuos de tu empresa contratando una compañía especializada y certificada en este ámbito.

Acciones sostenibles: Existen numerosas formas de realizar acciones sostenibles que reduzcan la huella de tu empresa o tus trabajadores y, que además, permita crear sinergias. Por ejemplo una intranet donde los trabajadores que vivan cerca puedan quedar para ir juntos al trabajo en un solo coche (car-pooling).

Servicios gestionados de impresión: Imprime solamente lo que sea estrictamente necesario y a ser posible, contrata una empresa especializada en servicios de impresión. Esta acción permitirá reducir tu gasto en impresiones y mejorar tus procesos.

Motivación: En ocasiones, la concienciación no es suficiente y es necesario ofrecer algún interés “extraordinario”. Organiza campañas de reciclaje con premios para los empleados para captar su interés e ir concienciando poco a poco sobre la importancia de una gestión responsable de la empresa.