De forma generalizada, los procesos de impresión en las empresas presentan varios errores que podrían subsanarse fácilmente con una correcta gestión de los recursos.

Hoy en día, algunas empresas dedican cerca del 3% de su presupuesto a sufragar los costes generados por las impresiones y producción de documentos. ¿Es esto sostenible? Estudios y experiencias reales apuntan a que una gestión proactiva y centralizada en esta área puede generar ahorros de hasta el 40%.

Sin embargo, no contar con un control de los costes y no establecer unas pautas de impresión sostenibles y adecuadas no solamente se traduce en un problema en la cuenta de gastos del medioambiente, sino en un mayor impacto de estos procesos en el medioambiente.

Impresión

Pero, ¿Es posible gastar papel, tinta y cartuchos de impresora realizando una gestión medioambiental responsable? La respuesta es sí, se puede. Algunas de las acciones que pueden ayudar a tu empresa a llevar a cabo procesos de impresión mejorados, permitiendo reducir significativamente los costes y el impacto ambiental son:

  1. Diferenciar los documentos para uso interno y externo. Siguiendo pautas sencillas como usar papel reciclado, configurar una menor definición o ajustar los márgenes de impresión podemos marcar la diferencia. Además, se puede utilizar la impresión dúplex –a doble página– de manera predeterminada, usar la función de impresión múltiple siempre que sea posible –imprimir varias páginas por hoja– o imprimir en modo borrador para ahorrar tóner. De igual manera, resulta fundamental realizar siempre una vista previa para evitar desperdiciar papel por errores en las impresiones.
  2. Reciclar separando los residuos de papel y de cartuchos. Distinguir entre los varios tipos de residuos contribuye a minimizar el impacto ambiental. Además, conviene devolver los cartuchos vacíos al fabricante o depositarlos en un punto limpio, desde donde serán procesados por una empresa especialista en RAEEs.
  3. Contratar una empresa de servicios gestionados de impresión. Las empresas especializadas en servicios de impresión pueden aportar un valor diferencial a sus clientes. Aportan soluciones determinantes respecto del control de costes, mejora de la productividad interna, fomento del ahorro energético así como el impacto medioambiental. Además, hoy en días tienes varias opciones que se adaptan a tus necesidades y que han demostrado su utilidad como por ejemplo el Pay Per Print o los servicios de Renting de Impresoras.