Diariamente en una oficina se generan numerosos residuos que deben ser tratados para reducir la huella ambiental de la actividad empresarial, así como favorecer una mejor eficiencia energética.

Existen muchos tipos de residuos de oficina y en función de la actividad empresarial o económica se tenderá a producir más de un tipo de que otro. Pero, en general, existe una serie de residuos que es la más común y por ello ha de ser gestionada de forma prioritaria en concordancia con la normativa vigente: Papel, cartón, material de embalaje, plásticos diversos, material de escritorio, pilas, aparatos electro-electrónicos (monitores, ordenadores, teclados, ratones, microondas, etc.), residuos de tipo químico que necesiten un tratamiento especial, residuos textiles, etc.

Core Global - Residuos

Es importante generar en la empresa la conciencia de que todo esfuerzo o acción individual, por pequeño que parezca, resulta determinante y marca una diferencia en el resultado final. Por ello, es recomendable seguir una serie de pautas diarias que favorezca el reciclaje:

1) La primera clave para reciclar en nuestra empresa es la reducción, es decir, disminuir la utilización de los materiales de oficina, consumiendo menos recursos y generando así menos residuos. A la hora de adquirir material de oficina, habrá que ajustarse a las necesidades reales y no realizar compras innecesarias, pero también es muy importante comprar materiales de buena calidad, pues siempre se generan menos residuos, como por ejemplo los cartuchos de impresora originales.

2) Reutilizar los materiales. Prácticas como guardar las hojas de papel usadas por un solo lado suponen un gran ahorro.

3) Realizar campañas de información y concienciación entre los empleados para la correcta separación y gestión de residuos. Para eso se debe contar con el respaldo de un partner profesional en este campo. Core está especializada en dar respuesta a esa necesidad.

4) Separar los residuos y acondicionar un contenedor para separar cada tipo en función de sus posibilidades y requisitos de gestión.

5) No abusar del consumo de productos desechables o de “usar y tirar”.

Además, la contratación de una empresa especializada en la gestión de residuos de oficina puede ayudar significativamente a nuestra empresa a ser más sostenible, más eficiente y más competitiva.